• Lûtea Comunicación

Diseñar, coser y comunicar, para Anais Moreno, todo es empezar

Actualizado: oct 11

El trabajo de los diseñadores es uno de los más creativos, se encargan de darle vida a todas nuestras prendas. Si alguien ha aprendido mucho de eso es Anais Moreno, una diseñadora valenciana que quiere aunar diseño, comunicación y creación. A continuación, responde a nuestras preguntas y comparte fotografías, realizadas por Nadia Gil, de su trabajo.

Foto de Nadia Gil


¿Cuándo surge tu marca?

Mi marca es bastante novel, empecé a estudiar en la EASD de Valencia en 2011, a penas hacía un año que había aprendido a coser, a mí siempre me había gustado la parte de dibujar los figurines, crear ropa... Entonces, un par de años después, empecé a hacer colecciones más enserio por mi cuenta, aprovechaba las asignaturas que tenía para crear colecciones de 4 a 6 looks.


Se puede decir que la marca surge de forma natural, por mi propia inquietud, me gusta experimentar, por eso mis colecciones son bastante diferentes entre sí. Cuando me planteo hacer algo nuevo, quiero que sea diferente a lo que haya hecho anteriormente, quiero retos y quiero experimentar. Me gusta cambiar de texturas, de colores, usar técnicas nuevas... Al final, es aprendizaje.


¿Cómo la definirías?

Definir mi estilo es una buena pregunta porque hago bastantes transiciones, creo que es algo bastante fluctuante y que nunca se mantiene igual. Empecé haciendo líneas bastante femeninas, como más delicadas, con muchas transparencias y juego de capas, pero ahora está en un punto mucho más reivindicativo. Mi estilo siempre es con líneas sencillas, con un fondo ponible y con muchos detalles. Me gusta que sea urbano, que vaya ligado a la mujer actual, que las prendas te las puedas poner, pero que siempre tengan algún giro inesperado. También, me gusta que, en mayor o menor medida, tenga algo creado a mano, es decir, un pequeño gesto de artesanía que puede ser desde aplicación de cuentas o un bordado, algo que ha sido tejido a mano y que ofrezca algo más. En definitiva, diría que es un estilo urbano, vanguardista y detallista.


¿Qué tienes en cuenta a la hora de desarrollar un diseño?

Soy bastante conceptual, me encanta desarrollar un concepto porque creo que es la forma más creativa para desarrollar las prendas. Algo que aprendí en la carrera era que para buscar inspiración, nunca había que buscar referencias de moda, había que basarse en otras cosas y a mí eso es algo que me gusta y aplico.


Fotos de Nadia Gil

¿En qué te inspiras?

La inspiración me suele venir de forma espontánea, es verdad que en mi día a día, y sobre todo si viajo, me gusta hacerle fotos a todo, pero no solo monumentos, fotografío cualquier textura que veo que me gusta ya que suelen inspirarme bastante y me proporciona recursos para luego aplicar. También, me gusta inspirarme en colores de fotografías que he hecho previamente. Trabajo así, un archivo bastante grande y cuando lo veo me inspiro, por ejemplo, tengo una colección que es más blanquita porque me inspiré en el cristal del Palacio de Cristal de Madrid. Estaba allí y vi todas las pareces que parecen tan frágiles, pero que son un contenedor muy resistente, pero que puede romperse. Al final, creé una colección con un montón de capas transparentes, con muchas superposiciones, con prendas angulosas que representaban la resistencia del material y su facilidad de despiece. Además integré encaje artesanal creado en un pueblo de Galicia, en Camariñas, de forma que toda la colección estaba basada en la idea del cristal.



¿Qué crees que trasmites con tus prendas?

A nivel de idea y de mensaje, intento que sea algo reivindicativo o que tenga valores de género. En cuanto materiales tengo en cuenta valores como la artesanía, ya que me gusta que sea especial, y busco que las prendas sean duraderas porque cuanto mayor es la calidad, menos desechos se producen. Es cierto que no soy estricta en cuanto a si es 100% sostenible el tejido, pero sí busco que sea duradero y que la prenda sea ponible, independientemente de la temporada.


Podría resumirlo como: coherencia y mensaje de positividad sobre la feminidad y sobre lo que significa ser mujer hoy en día.


¿Cuáles crees que son las claves para triunfar en moda?

No creo que existan, pero evidentemente hay factores que suman, fundamentalmente, no cansarte nunca de pelear porque la verdad que he hecho de todo, no por estudiar diseño o por hacer una cosa lo tienes todo resuelto si de verdad quieres trabajar en la industria de la moda, tienes que pelear lo que no está escrito, visibilizar tu trabajo en pasarelas, en revistas, colaborar una y mil veces...

Hace falta perseverancia, hacer bien el trabajo y creer en lo que haces porque sino es difícil llegar a ningún sitio. Para mí las cosas bien hechas, son las que dan buen resultado, no creo que alguien que haga las cosas sin pensar o sin amor llegue lejos.

Fotos por Nadia Gil

Anteriormente, ya habías participado en algún desfile, ¿cómo fue la experiencia?

He participado en varias pasarelas porque cuando estás en este mundo es muy importante darte visibilidad y que te vean en plataformas así, aunque sean pequeñas. El primer desfile lo hice en 2014, creé una colección específica porque se celebraba en Camariñas y uno de los requisitos era combinar su producto local, el encaje de bolillos del que hablaba antes, con las prendas presentadas. Lo celebran cada año y se presentan tanto jóvenes diseñadores de toda España como marcas ya establecidas. Fue muy interesante porque aúna artesanía y moda.


Luego he participado en diferentes concursos por toda España, uno de los más especiales fue en la última edición de la Valencia Fashion Week (ahora ArtEnBlanc) ya que tenía una plataforma específica para diseñadores emergentes que todavía estábamos estudiando. Me encantó porque fue una puesta en escena súper bonita, se celebró en un claustro de Valencia antiguo súper chulo.


¿Te vas a presentar a más desfiles próximamente?

Ahora mismo no me veo en ese tipo de espacios porque creo que ya no es mi lugar, pero creo que para empezar es interesante porque te metes dentro de la industria y aprendes lo que significa preparar una colección con una puesta en escena. Además, te pone en contacto con gente que trabaja en la industria y con compañeros que están en tu situación. Y así, vas sumando aprendizajes y experiencias y aprovechas para recorrer un poco la geografía española.


Se celebran Fashion Weeks y eventos de moda en todo el mundo, pero en España no parece que tengan tanto éxito como en Francia o Italia, ¿qué crees que falla?

Si algo tengo que destacar es que falta mucha promoción de estos eventos. Si fueran un evento deportivo o de cualquier otro sector, seguramente tendría mucha más repercusión. Por lo general, les falta mucha atención por parte de los medios.


Fotos de Nadia Gil


Las mascarillas son ahora un sello más de identidad de marca, ¿qué estilo siguen las tuyas?

El tema de las mascarillas surgió cuando acabó el confinamiento y podíamos salir a la calle, pero con mascarilla. Al principio, las hice por probar cómo se hacían y aproveché algunos retales. También, porque no quería que salir a la calle implicase gastar una mascarilla al día, necesitaba una forma práctica y sostenible de hacerlo, de hecho estoy super en contra del uso desmedido de las mascarillas desechables porque hay materiales alternativos que cumplen unas normas para que se pueda utilizar hasta un máximo de lavados sin perder eficacia.


Así fue cómo surgió. Después, mis amigas me empezaron a preguntar que si les hacía mascarillas y, como en un par de semanas, todo el mundo me pedía. Empecé con un modelo con una tela de vichy y cada vez que tenía un pedido, más me motivaba y me animaba a ir haciendo cosas diferentes.


Mi objetivo principal era que fueran funcionales y cómodas porque la telita de las desechables me molesta un montón, las que hago yo son de algodón y la forma la he conseguido después de hacer muchas muestras, pues para dar con un patrón que se ajustase a todo tipo de caras hice como 20 versiones. Luego necesitaba que estéticamente fueran bonitas porque sino tampoco tendría sentido. Llegó un momento después del confinamiento que lo que más me apetecía de poder salir a la calle era seguir vistiendo moda, es decir, que la mascarilla no rompiese mi look o el mensaje que visto.


En resumen, mis mascarillas son funcionales, reutilizables, con lo cual hay muchos menos desechos, y atemporales porque los tejidos que utilizo no son de ninguna temporada en concreto, son estampados clásicos, pero confecionados con mucho mimo y con detalles personales, todas tienen bordado mi logo, una A y una M. De forma, que no solo las coso sino que me tomo el tiempo de añadirle un valor con ese bordado que además bordo a ojo.


La moda está atravesando una fase de regresión, es decir, está retrocediendo para volver a ser sostenible, ¿cómo se adapta tu marca a este paradigma?

La sostenibilidad es un valor transversal de la marca, no solo por el tipo de material, también es importante hacer diseños atemporales. Buscar la mayor calidad posible para alargar la vida útil de la prenda es fundamental pues las prendas no deben ser de un solo uso ni debemos tirarlas cuando nos cansamos de ellas, deberíamos poder ponérnoslas hasta que el tejido no dé más de sí.


También, estoy súper a favor de reutilizar materiales, pues me parece interesante porque además de que le das una segunda vida al producto, aportas valor añadido porque ese material tiene ya una historia y un recorrido. Además, si lo tratas y lo aplicas en tus prendas, vuelve a nacer. Por supuesto, me queda mucho por mejorar en ese sentido ya que he recurrido mucho a tiendas con tejidos ya preestablecidos y me tomo muchas molestias en elegirlos porque quiero que sean súper especiales y que transmitan la inspiración de mis colecciones. En eso, soy muy exigente, pero todavía me queda mucho por aplicar en cuanto a que sean tejidos que realmente sean sostenibles.


Como filosofía de vida y de marca sí que tengo por bandera decir que más vale tener una prenda de calidad que no ochenta malas. Para mí, es importante que las prendas tengan un valor, que sean duraderas y que sean exclusivas.





Por último, ¿cuál es el siguiente paso de la marca? ¿Vas a sacar algo nuevo?

El siguiente paso es algo que estoy gestando desde este último año. Mi formación principal es de diseño de moda, pero además con la formación del Máster y un poco mi inquietud, estoy descubriendo mucho sobre comunicación transversal, es decir, no solo hacer las prendas sino pensar qué hago luego con esas prendas. Y esto va desde el estilismo hasta la puesta en escena con la dirección de arte, pasando por el tipo de fotos, de ángulos, de modelos... Todo el concepto de la comunicación, desde que pienso y desarrollo una prenda hasta que acabo viéndola alguien. Todo ese proceso, toda esa creatividad visual que va detrás forma parte de lo que quiero hacer de cara al futuro, no quiero que sea solo una marca de diseño de moda quiero que vaya más allá y sea un generador de contenidos porque creo que es algo que a nivel visual se me da bien y me gusta mucho desarrollar conceptos y meterles una historia detrás. Es importante saber qué cuentan las prendas y transmitirlo porque sino las prendas se quedan vacías. Además, poco a poco, me he ido metiendo en el mundo de la fotografía artística, enfocada en moda, y ese es el rumbo que quiero llevar.

Contacto

SI TIENES PREGUNTAS O NECESITAS PRESUPUESTO,

NO DUDES EN CONTACTARNOS

instagram: @lutea______

  • Ícono negro de Instagram
  • Ícono negro de Pinterest

© 2020 Lûtea Comunicación