• Lûtea Comunicación

La diferencia está en la H

Actualizado: sep 3

Hoy Helena comparte su visión del sector de la moda, nos habla sobre su trayectoria y nos invita a revivir los locos años 20.


-¿Cuándo decidiste dedicarte al sector de moda?

Para mí la moda siempre había sido una aficción, de hecho el amor por la moda me viene mucho por mi abuela. Ella tenía una tienda de ropa y zapatos y siempre me llevaba a comprar telas. Yo pasaba largas horas en el pequeño almacén y casi sin darme cuenta me adentré en todo este mundo. Fui consciente de esta pasión bastante más adelante, cuando estaba terminando Periodismo, pensaba “si lo que más me gusta es la moda y mi carrera, ¿por qué no combinarlo para que sea mi profesión”. Entonces, decidí aventurarme y empecé a estudiar Periodismo de Moda en Londres, a partir de ahí todo se enfocó en eso. Digamos que cuando empecé a estudiar la carrera no era mi prioridad dedicarme a este sector, pero se abrió una puerta ante mis ojos.


-¿Cuál es tu diseñador o marca fetiche?


Entre mis favoritos, me quedo con Ailanto, creo que todos los diseños tienen una estética muy bonita, muy clara, con mucho estilo. Luego, también me encanta Duyos, la primera vez que lo vi desfilar a ambos me quedé boquiabierta. En ese desfile, Ailanto presentó una colección floral, inspirada en un bosque, fue una maravilla. Y, por su parte, la de Duyos era brillante, súper llamativa. Soy una persona a la que le gusta mucho combinar conceptos diferentes dentro de la moda, no tengo un único estilo a la hora de vestir y creo que estas dos marcas españolas cuadran perfectamente con lo que me gusta y con la estética que busco. Me gustaría mencionar también el trabajo de Palomo Spain porque está haciendo algo increíble, está cambiando el concepto de moda que tenemos. Otra de las personas que me parece muy divertida, porque al final la moda también es diversión, es María Escote, creo que es súper interesante lo que hace, por ejemplo, me gustó la idea que tuvo de hacer una colección con prendas compradas en Wallapop siendo coherente con la situación actual.


-Si tuvieras que quedarte con el estilo de una época, ¿cuál sería?


Sin lugar a dudas, los locos años 20: la generación perdida, la era del jazz y las flappers con esos vestidos de pedrería y plumas. Me parece una era increíble. Además, fue cuando las mujeres empezaron a rebelarse: impusieron el corte bob, después de siglos obligadas a llevar el pelo largo, y se reafirmaron en la idea de que el corsé había muerto, es decir, empezaron a ser más libres y los vestidos también, pues ya hablaban por si mismos y definían bien a las mujeres. En general, es una época apasionante, no solo por la moda, sino por cómo vivieron esos años. Creo que el símbolo que mejor representa esa filosofía son las plumas porque dan volumen y expresan perfectamente el cambio. Personalmente soy una fan incondicional de las plumas y las texturas, pero también fiel seguidora de las estructuras y del estilo oversized.


-La moda abarca diferentes disciplinas, ¿en cuál encajas mejor?


Aunque soy periodista, desde que empecé a trabajar he estado con todo el tema del marketing, redes sociales, creación de contenido… Y la verdad es que finalmente me especialicé en el sector del marketing, que era bastante desconocido para mí, pero me parecía fundamental. Creo que en el sector de la moda tienes que saber un poco de todo, pero debes especializarte en algo.



-¿Cuáles son tus funciones dentro de Lûtea?


Mi puesto es Especialista en Marketing y Jefa de Proyectos, soy una persona bastante organizada que sabe gestionar diferentes propuestas a la vez. Es un puesto perfecto porque ya he liderado proyectos en otras empresas y la idea es enfocarlo en moda e ir reconduciéndolo a lo que nos pida el cliente me fascina.


-Estuviste viviendo en Londres, ¿cómo fue la experiencia?


Estuve allí dos años, fue una experiencia inolvidable, como hacer un máster, pues tuve que aprender a buscarme la vida. Empecé trabajando como dependienta en Mango, luego me cambié a Bimba y Lola y, al final, terminé en una empresa en el departamento de e-commerce y creación de contenido. Para mí, supuso el punto de partida hacia la moda y hacia el conocimiento. Durante una temporada estuve compaginando mi trabajo con mis estudios en la Central Saint Martins, donde tuve la posibilidad de conocer a un montón de gente y de aprender muchísimo. Además, no quería perder la oportunidad de formarme en uno de los epicentros de la moda. Gracias a eso soy quien soy y cuando volví a España ya tenía la dirección más marcada. Es cierto que pasé por momentos muy duros porque no es fácil vivir allí, pero no lo cambiaría por nada, creo que cualquier persona que pueda tener la oportunidad de ir allí y adentrarse debería hacerlo.


-Además, ya conoces el mundo de la comunicación porque has trabajado en otra agencia, ¿qué aprendiste durante ese tiempo?


Un montón de cosas, pero sobretodo a gestionar proyectos, a llevar y desarrollar bien las ideas y a ver de qué forma se podía mejorar. El sector de la comunicación, y el de las agencias, implica que nunca puedes parar de aprender y debes conservar una buena relación personal con cada cliente. En agencias grandes suele pasar que realizan colaboraciones y no saben muy bien para dónde van, pierden la esencia y no generan vínculos con los clientes, creo que ese es un error y quiero que Lûtea conozca bien el ADN de cada marca para poder ofrecerle un servicio personalizado y adaptable a sus circunstancias.



-En la actualidad, la industria se está enfrentando a diferentes cambios, uno de ellos es la implementación de prácticas mas responsables con el medio ambiente, ¿por qué crees que es importante?


Tenemos que cambiar nuestra forma de consumir, no podemos seguir haciéndolo de esta manera ni a este ritmo, me incluyo a mí la primera, pues también estoy aprendiendo y buscando nuevos caminos. Me gustaría ayudar a las marcas y que ellas me ayuden a mí, de hecho, Lûtea nace con el propósito de crear un canal de doble sentido en el que todos podamos participar para mejorar. Tenemos que cambiar el concepto que tenemos de la moda, creo que la primera base es empezar a consumir de forma local y productos que estén hechos en España, debemos empezar a valorar la calidad sobre la cantidad porque a la larga es mucho más rentable. Considero que si esto no lo hacemos en un periodo de tiempo relativamente corto, vamos a salir perjudicados, sobretodo el medio ambiente, pues con todo lo del Covid-19 se ha visto los niveles de contaminación que generamos y que podemos reducir. Es el momento de que todos hagamos click y de que poco a poco vayamos tomando conciencia y exijamos lo más conveniente.

-Por último, ¿qué impacto crees que va a tener Lûtea?


Lûtea sale en un momento muy complicado, pero a la vez muy inspirador. Por eso, creo que el impacto va a ser positivo en el sentido de que muy pocas agencias se especializan en algo tan concreto. Apostar por Marca España y por sostenibilidad es un acierto, pues somos un país con mucho talento y es hora de demostrarlo.

77 vistas

Contacto

SI TIENES PREGUNTAS O NECESITAS PRESUPUESTO,

NO DUDES EN CONTACTARNOS

instagram: @lutea______

  • Ícono negro de Instagram
  • Ícono negro de Pinterest

© 2020 Lûtea Comunicación