• Lûtea Comunicación

Popsicase o cómo la funda de tu móvil puede tener mil vidas

Hace poco descubrimos Popsicase y empezamos a hacernos muchas preguntas: ¿cuántas fundas para el móvil hemos comprado a lo largo de los años? ¿Dónde han ido a parar? ¿Eran realmente necesarias? Es imposible no plantearte este tipo de cosas, más cuando encuentras marcas que se involucran y centran toda su producción entorno a la sostenibilidad.


Pero, si algo hemos aprendido con Lûtea, es que nunca es tarde para empezar a hacerlo bien. Y para que esta lección no caiga en saco roto, hemos entrevistado a María José Pedragosa, cofundadora del proyecto.

Imagen de Popsicase

La sostenibilidad se está imponiendo frente a otros hábitos y nos han encantado vuestras fundas, ¿cuándo surgió la marca?

Más que la marca, os cuento cómo surgió la idea que después derivó en un proyecto de economía circular. En 2014 Pablo Erlandsen, arquitecto y diseñador, intentaba hacer con una mano una foto de una de sus obras cuando se le cayó. Buscó como loco una funda con mango, pero no la encontró así que se fabricó una. Cuando me enseñó la idea, me pareció extraordinaria y un invento revolucionario, así que le animé a patentarlo. Y eso hicimos los dos.


Entonces, ¿cuándo decidisteis lanzaros a hacer fundas sostenibles?

Lo de hacer fundas sostenibles llegó en el momento de plantearnos qué hacer con la patente. Ninguno de los dos tenía experiencia en la producción industrial, así que, cuando tuvimos claro que íbamos a tirar para delante, nos embarcamos en 4 años de investigación. Yo había sido directora de marketing de una ONG medioambiental durante 5 años, lo cual me había dado un gran conocimiento sobre la conservación de la biodiversidad y la lucha contra el cambio climático desde las empresas. ¿Cómo no iba a poner en práctica dichos principios? Queríamos hacer un producto que ya de por sí era novedoso, de una manera sostenible, causando el mínimo impacto ecológico.

En resumen, jamás nos hubiéramos lanzado a producir una funda simplemente ecológica. Lo que nos motivó fue el mango, en el que hemos invertido mucho esfuerzo porque está patentado. Lo de ser eco, ha venido por defecto. Creemos que todo el mundo debe serlo y debe buscar las alternativas más eficientes que minimicen el impacto sobre el medio ambiente.



Imagen de Popsicase



Realizáis todos vuestros productos con materiales reciclados, ¿cuáles son? ¿Cómo lo conseguís?

Sí, y además son biodegradables.

Reciclar redes no es coser y cantar, es un proceso complejo en el que nos hemos implicado activamente creando el proyecto Net Viva Mediterránea, un programa para potenciar el reciclaje y el uso industrial de redes pesca, lo que hace que no solo hagamos fundas con ese material, sino que animamos a otros a fabricar objetos con material reciclado. Todas las fundas, original y naked, son inyectadas en nuestro taller por el material que obtenemos de Net Viva.

En este sentido, lo más destacable de Net Viva es que es un material que se recicla una y otra vez. Es economía circular en estado puro. Hemos conseguido plásticos que no generan residuos. Además, hemos descubierto también unas fundas biodegradables que se degradan en el plazo de un año. Nos pareció un producto súper interesante, y por eso lo estamos comercializando.


Imagen de Popsicase

¿Qué otros factores tenéis en cuenta en la producción de fundas?

Lo más importante a la hora de crear un producto es su funcionalidad y su diseño. ¿Es un producto necesario? ¿Será funcional? ¿Cubre alguna necesidad? Una vez resuelto eso, hay que trabajar el origen y la producción. En nuestro caso, además del origen del material, nos centramos en dos aspectos:

  • La forma, es decir, la funcionalidad y el diseño del accesorio. Debe ser protectora, robusta, con material resistente, de tacto suave y adecuado, etc.


  • El fondo, algo que trabajamos en las colecciones. Cada una que hemos sacado, le da un sentido adicional a la funda. Si te fijas, verás que hablan de cosas que nos deberían preocupar: cuidar el fondo del mar, nuestros paisajes, ayuda a los sin techo, apoyo a los jóvenes artistas... Desde un punto de vista positivo. Ahora acabamos de lanzar una nueva propuesta inspirada en la ciudad de Barcelona y en colaboración con el artista Philip Stanton.


De cara al futuro, ¿qué tiene preparado Popsicase?

Lo primero es seguir luchando para salir adelante, algo que no es moco de pavo. Ahora, iPhone ha sacado modelos nuevos y nos toca ir a por ellos. Pero, estamos afrontando el futuro con ilusión y con nuevos retos que tienen que ver precisamente con la economía circular y net viva. Todo eso forma parte de otra entrevista para el 2021.



50 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo