• Lûtea Comunicación

ROWSE tiene claro que "es el momento de reconectar con la naturaleza" y nosotras estamos de acuerdo

Hace poco, y gracias a que Helena nos dio la sorpresa de enviarnos una cesta de Navidad a cada una, descubrimos ROWSE, una marca de belleza sostenible muy especial. Lo primero que más nos llamó la atención fue su imagen, la caja estaba cubierta por una lámina pintada con un motivo japonés y en el interior todo estaba cuidado al milímetro. Después, nos volvimos locas y probamos todos los productos, ¡nos encantaron!


Por todo eso, y porque realmente creemos que la calidad es increíble, decidimos hacerles una entrevista para que pudieran compartir su filosofía y lo conocierais mejor.




El mundo de la belleza ha evolucionado mucho estos últimos años, ¿cómo se define Rowse?

Es una comunidad cuya intención es realzar la belleza de la gente y del planeta a través de una cosmética 100% plant-based. Una belleza pura, sin artificios, que se nutre gracias a la naturaleza y es respetuosa con ella. Hemos desmitificado y simplificado la rutina del cuidado de la piel convencidas de que lo esencial, y lo más beneficioso, lo podemos obtener mezclando ingredientes en bruto que provienen de las plantas, las flores y los minerales.



¿Qué significa el nombre?

El nombre vino jugando con la palabra raw que forma parte de nuestro origen y es el concepto principal de la marca: fundamentar la rutina de belleza a partir de ingredientes en bruto, puros y naturales. Recordamos que durante las reuniones de brainstorming buscando el nombre perfecto que nos gustaba el juego de palabras entre Raw y Rose (la flor) y también el hecho de ligar a ROWSE con the rise of raw.





La sostenibilidad es uno de vuestros valores fundamentales, ¿por qué creéis que es tan importante?

Es importante porque sin sostenibilidad no hay futuro. Es una cuestión de responsabilidad común. En las últimas décadas, las prácticas de la sociedad postmoderna, han comprometido la supervivencia y el bienestar de las próximas generaciones y de los recursos del planeta. Nos enorgullece pertenecer a esta nueva generación de marcas que está replanteándose el funcionamiento de las empresas. Confiamos en que es posible compaginar un negocio rentable que además cree oportunidades de empleo, y que opere comprometido con una máxima de respeto al planeta y al consumidor.



Todavía hay rechazo hacia los productos de higiene sólidos, como el champú o el acondicionador, ¿cómo animáis a vuestros clientes a darles una oportunidad?

Más que rechazo es desconocimiento. Una vez el consumidor hace el click y prueba la cosmética sólida no hay marcha atrás, funciona igual o mejor que la tradicional. Para animarlas les contamos la verdad, tal y como es. Por ejemplo, informando de que nuestra gama de cosmética sólida no lleva nada de agua. Un champú tradicional normalmente contiene un 90-95% de agua, un recurso escaso que debemos cuidar. En cambio, los nuestros no llevan nada y funcionan igual de bien y encima sin necesidad de acondicionador.




Vuestros productos giran en torno a los beneficios de las plantas, ¿cómo surgió esta idea?

Ambas somos unas apasionadas de las plantas, no solo a nivel estético y visual, sino también por su poder. Queríamos volver a las raíces, a lo esencial. Sentíamos que se había perdido el norte, como seres humanos y como consumidores. Era el momento reconectar con nosotros mismos a través de la naturaleza. Además, si una crema es la emulsión de agua y aceite, ¿por qué no vender el agua floral y el aceite vegetal por separado, como ingredientes brutos? No hay nada más potente ni más sano para la piel.


¿Cómo veis el futuro de Rowse?

Vemos un futuro positivo. Nuestra idea es seguir desarrollando productos que cuiden de las personas que los usan y a la naturaleza, fuente de recursos. También buscamos ir concienciando a la gente hacia un estilo de vida más sostenible.


Entradas Recientes

Ver todo